Opera con tu carretilla elevadora conforme a la ley

Una de las principales características de las carretillas elevadoras es su extraordinaria capacidad para manipular y transportar grandes pesos. En este sentido, tanto la seguridad para el operario como sacar adelante el trabajo sin interrupciones dependen del mantenimiento y precauciones que llevemos a cabo. No es de extrañar que, en este escenario, el uso y seguridad durante el trabajo con carretillas elevadoras sean objeto de regulación. 

Por ello, en este post, detallamos a qué obligaciones legales estás sujeto si trabajas con carretillas elevadoras, así como la periodicidad de las revisiones para un adecuado mantenimiento. ¡Empezamos!

Obligaciones para el trabajo con carretillas elevadoras, ¿qué dice la ley?

La normativa que afecta a todos aquellos que trabajan con carretillas elevadoras y demás maquinaria de almacén es la Directiva Comunitaria 2009/104 y el Real Decreto 1215/97. 

Ambos textos legales recogen una serie de disposiciones que velan por la seguridad y salud de los operarios a la hora de utilizar equipos de trabajo, pero también contemplan un conjunto de obligaciones y condiciones mínimas que estos deben cumplir. Destacamos las siguientes: 

  • El trabajador está obligado a realizar el mantenimiento y operaciones derivadas del equipo de trabajo teniendo en cuenta las instrucciones del fabricante. 
  • En caso de que las tareas conlleven riesgos específicos, el propio operario debe acudir a profesionales, como mecánicos y demás especialistas dl sector. 
  • Además del operario, el empresario que cuente con este tipo de maquinaria en su establecimiento deberá realizar comprobaciones e inspecciones regulares para evitar accidentes, entre otras cosas. 
  • Todas las actividades de mantenimiento y comprobación de la carretilla elevadora deberán acompañarse de la prueba material con la fecha de la última inspección. 

¿Necesita mi carretilla pasar la ITV?

Al tratarse de un vehículo especial que no sobrepasa los 25 kilómetros por hora, no hay estipulada ninguna inspección periódica. Esto significa que, independientemente del estado de la máquina, esta puede circular. Eso sí, lógicamente, operaremos sin sobrepasar los límites establecidos por ley en cuanto al mantenimiento y seguridad. En este punto, conviene hacer revisiones periódicas, al menos, cada 12 meses. 

Por supuesto, la frecuencia en las revisiones dependerá del estado de conservación de la máquina o las horas trabajadas, por lo que siempre conviene acudir a los mejores especialistas para que nos asesoren en esta materia.  

En definitiva, las inspecciones técnicas de vehículos de maquinaria son imprescindibles para garantizar las condiciones de seguridad exigibles por ley. Por suerte, en Hidraltura estamos a tu disposición para realizar revisiones periódicas de tu carretilla elevadora, guiándote en todas las fases de vida de la máquina. ¡Contacta con nosotros!

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *